Literaturas Noticias

Envíanos tus: noticias@literaturas.com

BUSCA en LiteraturasNoticas.com

Lieraturas NOTICIAS en tu idioma

lieraturasnoticias.com
en su idioma,in your language,dans votre langue,in Ihrer Sprache,på ditt språk,на вашем языке, 在你的语言,no seu idioma EnglishFrenchGermanRussianPortugueseChinese Simplified

"Basura para Dos". Novela

"Basura para Dos". Novela
PUBLICIDAD

lunes, 17 de octubre de 2016

145.- Crónica japonesa NICOLAS BOUVIER





NOVEDAD

Crónica japonesa
NICOLAS BOUVIER
Un libro clave en la literatura de viajes del siglo XX y
una mirada exquisita sobre el Japón de los años cincuenta y sesenta

 
En 1955 Japón ha dejado atrás los efectos de la derrota en la guerra, pero sigue siendo un país ensimismado, rural y receloso de lo extranjero. Como apunta su biógrafo, François Laut, “Nicolas Bouvier será uno de los últimos occidentales en vagabundear por este Japón que causaba la admiración de los viajeros del XIX con sus bahías encantadas, sus lagunas, sus montañas, sus desfiladeros, sus arrozales y sus bosques de cedros”. Como su admirado Basho, el suizo también quiere recorrerlo a pie, y así lo hace en algunos tramos.

Japón será su “fin de viaje”, en esa larga travesía emprendida dos años antes desde Yugoslavia con su gran amigo el dibujante Thierry Vernet. Desembarca en Yokohama el 20 de octubre de 1955 y se instala en el barrio de Araki-Cho, en Tokio, pero también  viajará por otros lugares en sucesivas estancias con una curiosidad siempre ávida pero templada, sin juzgar, ni menos despreciar, lo que transfigura el relato con el humor, la poética y la finura de un Haiku.

Trufado  de una historia del país tan prolija como liviana en su escritura, esta Crónica japonesa es de obligada lectura para quien quiera adentrase en la magia y la melancolía de una cultura milenaria.

"Es propio de los largos viajes regresar con algo distinto de lo que se ha ido a buscar". NICOLAS BOUVIER 

 
NICOLAS BOUVIER
Escritor, fotógrafo, poeta y viajero suizo. Su obra entrelaza una vida dedicada a la poética del desplazamiento que comienza muy joven. Pero la gran experiencia que marcó esta pasión fue el viaje memorable que le llevó en etapas sucesivas desde Yugoslavia a India, Sri Lanka y Japón entre 1953 y 1956. De este viaje nace su importante trilogía: Los caminos del mundo (Península, 2001), El pez escorpión (Altaïr, 2010) y Crónica japonesa (La línea del Horizonte, 2016), traducida al castellano por primera vez.

Se ha dicho...
  • André Velter. LE MONDE: Crónica japonesa de Nicolas Bouvier logra lo que los ancianos artesanos llamaban una obra de arte”.
  • Rory MacLean. THE GUARDIAN: “Nicolas Bouvier fue la respuesta de Suiza a Jack Kerouac”
  •  Álvaro de la Rica: “Personaje fascinante, libre, abierto de verdad al mundo”
  • David Couvidat. DICTIONNAIRE DES ORIENTALISTES DE LANGUE FRANÇAISE: “Padre fundador del relato de viaje moderno, exploró a partir de los años cincuenta estrategias de viaje y escritura inéditas que se convirtieron en  referencia para los escritores viajeros de los siguientes decenios”
  • Jacinto Antón, EL PAÍS: “Pocos autores han escrito reflexiones tan certeras sobre el hecho de viajar. El viaje como desaparición, como producto de la contemplación infantil de los atlas abiertos sobre la alfombra, como el lugar en el que las miradas se cruzan”. 

Un documental sobre la figura de Nicolas Bouvier:
 

EXTRACTO DEL LIBRO

Islas Kuriles
 
Hace una llamada para obtener el pronóstico del tiempo y me lo recita con un dedo en alto. Ashta ga furi so desu, llovió ayer, llueve hoy, lloverá mañana. Una depresión venida de las Islas Kuriles. ¡Tanto mejor! En esta comarca hecha de tan poco, la lluvia siempre agrega algo. Y lo cierto es que adoro el tipo de naturaleza que no hace música sinfónica, sino que solo conoce unas pocas notas y las repite incansablemente. En esa poquedad que se me parece me encuentro como en casa, me reconozco, tengo al fin la sensación de entender lo que tratan de decirme. Además, la estación acaba de recordarme una del cantón de Vaud (Suiza) donde, a los seis o siete años, a menudo me adormecía con las piernas colgando del asiento y la nariz metida en mis manoplas, esperando el tren de la leche. Pero a ver, me dirán, el cielo bajo y polar, el mar quieto, la ausencia, los cuervos, ¿por qué el cantón de Vaud? Por la luz de la lámpara opalina con contrapeso colgada muy por encima de la mesa, por la manera en que los paquetes marrones bien atados se apilan detrás de la taquilla, por el ruido del gran péndulo redondo cuyos segundos son anchos como un dedo, en fin, por las naderías que se ordenan y conspiran para formar una atmósfera. Porque no es la identidad de las cosas mismas, sino las relaciones que se entablan secretamente entre ellas, lo que hace que los sitios sin nada en común entren de repente en resonancia según una lógica alucinada y totalmente nueva…
 
Descargar ficha del libro aquí.
Leer primeros capítulos aquí.

 

No hay comentarios:

Jim & jhon