Literaturas Noticias

Envíanos tus: noticias@literaturas.com

BUSCA en LiteraturasNoticas.com

Lieraturas NOTICIAS en tu idioma

lieraturasnoticias.com
en su idioma,in your language,dans votre langue,in Ihrer Sprache,på ditt språk,на вашем языке, 在你的语言,no seu idioma EnglishFrenchGermanRussianPortugueseChinese Simplified

"Basura para Dos". Novela

"Basura para Dos". Novela
PUBLICIDAD

domingo, 28 de febrero de 2016

REVISTA LITERATURAS.COM "MALA LETRA" Sara Mesa





MALA LETRA
Autora: Sara Mesa
Editorial: Anagrama
Nº de páginas: 198

Por Eduardo Cruz Acillona

Lo mismo que quien mira al dedo cuando éste señala a la luna, también hay quien mira a la letra en vez de a las palabras sin darse cuenta de que lo importante no es la grafía sino el significado, no la forma en coger la pluma sino el pulso. En ese sentido, erraron los profesores que le vaticinaron el fracaso a Sara Mesa por su mala letra. Como ya demostrara en “Cuatro por cuatro”, su primera novela, y sobre todo en la siguiente, “Cicatriz” (ambas publicadas por Anagrama), de su lápiz torcido no vienen saliendo más que enormes obras celebradas tanto por la crítica como por el público lector.

Dice Michel Houellebecq (y Sara Mesa sabe por qué lo traigo a colación) que todas las sociedades “tienen sus puntos débiles, sus llagas”. Y concluye: “Meted el dedo en la llaga y apretad bien fuerte”. Pues así son los cuentos de Mala letra. Sara Mesa sabe cómo rascar la piel del lector pero por dentro, por donde habita el alma. Sus historias nos ponen en situaciones límite, propuestas extremas, allá donde la cotidianeidad roza el infortunio, el esperpento, el remordimiento, el drama. Nos lleva desde la angustia de la pérdida en el bosque (“El cárabo”) hasta el desesperado intento de la imposible huída (“Picabueyes”) pasando por el dolor intenso que aprisiona el corazón contemplando la cruda supervivencia de unos hermanos (“Papá es de goma”) o la invasión de la culpa en una relación entre dos seres cuyas conductas, voluntarias o no, han provocado terribles sucesos (“Caramy milk…”). Sin embargo, no se aprecia intención de tragedia en lo leído. Más parece la confesión secreta de un amigo íntimo.

No son cuentos estos para leer en una tarde. Cada uno de ellos, ya lo adelanto, provoca resaca. Los personajes y sus circunstancias quedan atrapados en esa zona de la garganta que se irrita con la angustia y que hace que el hueco para respirar vaya disminuyendo paulatinamente a medida que avanza el texto. Es difícil no cerrar el libro y pararse a pensar en nuestra posible actitud de haber estado en la piel de la protagonista de “Apenas unos milímetros”, frente a la disyuntiva de permitir o no a ese chico “especial” acudir a una clase de educación sexual… Es complicado no solidarizarse con la joven que vive con sus tíos y es víctima de violentas actitudes represoras y “Palabras-Piedra”. Es imposible, insisto, continuar la lectura de un nuevo cuento como si nada se hubiera revuelto en nuestro interior.

Mención aparte merecen dos relatos que sobresalen, más si cabe, sobre el resto de joyas incluidas en el libro. Se trata de “Mármol” y “Mústelidos”. En ellos, más que la historia en sí, destaca la figura de la escritora, su forma de afrontar la vida y los sucesos que pueblan sus textos, su manera de plasmar la realidad en un papel con la supuesta rémora de su mala letra (“Cómo si acaso fuese posible sacar buena letra de un lápiz torcido”) y lo que esto supone de medicina o placebo contra esa sensación de estar caminando siempre por una cuerda floja (“…la escritura como desagüe. Conjuraba el peligro escribiendo sobre el peligro. Dándole forma al horror evitaba la realización del horror. Escapaba.”). ¿Hacen falta más palabras, Señoría?...


No hemos agotado aún ni un trimestre de 2016 y ya me atrevo a vaticinar que este será uno de los mejores libros de relatos del año. Con permiso, claro está, del maestro Hipólito G. Navarro, quien, felizmente para sus ávidos lectores, volverá a publicar muy pronto.

No hay comentarios:

Jim & jhon