Literaturas Noticias

Envíanos tus: noticias@literaturas.com

BUSCA en LiteraturasNoticas.com

Lieraturas NOTICIAS en tu idioma

lieraturasnoticias.com
en su idioma,in your language,dans votre langue,in Ihrer Sprache,på ditt språk,на вашем языке, 在你的语言,no seu idioma EnglishFrenchGermanRussianPortugueseChinese Simplified

"Basura para Dos". Novela

"Basura para Dos". Novela
PUBLICIDAD

lunes, 30 de diciembre de 2013

199.- Así nació el Premio Nadal



Verano de 1944. Tras el éxito de su novela Mariona Rebull, el escritor y director del semanario “Destino”, un treintañero Ignacio Agustí, se pregunta cuántos escritores están todavía por descubrir en la aletargada literatura española de posguerra. Con el propósito de “despertar docenas de novelistas dormidos en los rincones anónimos del país”, Agustí piensa en una réplica del premio Joan Crexells que instauró el Ateneo Barcelonés en 1928 con el propósito de revitalizar el género novelístico; plantea su idea a Josep Vergés y Joan Teixidor, socios del semanario y de Ediciones Destino.
 
Dotado con cinco mil pesetas -en aquella época de restricciones y racionamiento-, el galardón podría alumbrar bestsellers como Mariona Rebull. Las objeciones de Vergés, que considera elevada la dotación, contrastan con el entusiasmo de Teixidor: propone bautizar el premio con el nombre de Eugenio Nadal. Hermano de Santiago Nadal Gaya, Eugenio fue redactor jefe en los primeros números de Destino. Catedrático de literatura y autor del libro Ciudades en España acaba de fallecer de leucemia el 10 de abril de aquel año 1944 a punto de cumplir 28 años.

Agustí redacta las bases del Nadal siguiendo el patrón de los premios Crexells y Folguera que se otorgaban en Barcelona antes del 39. El jurado de la primera edición está formado por Ignacio Agustí Peypoch, Joan Teixidor Comes, Josep Vergés Matas, Pedro Pruna Ozerans y Rafael Vázquez Zamora. Al final, el pintor Pruna es sustituido por el crítico Juan Ramón Masoliver. La convocatoria del galardón, que se otorgará cada 6 de enero, aparece publicada en Destino el 12 de  agosto de 1944. La elección de la festividad de Reyes, según palabras del propio Agustí, supone liberarse de la sobredosis de fiestas navideñas.  El Nadal fue una buena idea en aquellos tiempos de férreo franquismo: al presentarse en sociedad la novela ganadora como un hecho consumado y contar con el eco inmediato de los medios de comunicación, se favorecía su publicación y mermaba las posibilidades de ser prohibida por la censura.

La recepción de originales para el Nadal sigue su curso. A Agustí le gusta mucho El bosque de Ancines, de Carlos Martínez Barbeito. Juan Ramón Masoliver cree que es mejor La terraza de los Palau de César González Ruano y Josep Vergés se decanta por En el pueblo hay caras nuevas, del escritor gallego Álvarez Blázquez.

El último día de plazo de admisión –se habían recibido veintiséis originales- las opiniones del jurado experimentan un sorprendente vuelco: aterriza en la redacción de Destino un sobre de correo urgente con un manuscrito. Desde las primeras líneas, Agustí queda tan impactado que las comparte en voz alta  con sus compañeros. Luego se lleva la novela a casa. Veinticuatro horas después la tiene leída. Se titula Nada y la firma una joven desconocida, Carmen Laforet, veintitrés años: “El mundo que envolvía era inédito. Nadie había hecho una radiografía de los años medio vacíos, medio angustiados, extrañísimos de la posguerra como Carmen Laforet” afirma admirado.

En la noche del 6 de enero de 1945 durante la cena en el Café Suizo, los invitados degustan el menú, a base de crema de alcachofas, lenguado y becada, con peras a la cardinal de postre. El jurado delibera en el altillo. Quedan tres candidatas tras las dos primeras votaciones: Laforet, Ruano y Álvarez Blázquez. En la cuarta votación cae Ruano y en la quinta la disyuntiva es Laforet o Álvarez Blázquez.  Al final de las votaciones, Nada se proclama vencedora del Nadal. Con la obra de Laforet, los Reyes acaban de traer el primer regalo a la literatura española.

En su primera edición, el Nadal ha alcanzado el objetivo: vivificar la novela española, desvelar jóvenes valores. Como subraya Miguel Delibes, la novela española comenzó a recuperarse gracias al premio de Ediciones Destino: Agustí, su fundador, será jurado hasta 1956; a partir de 1958, la fiesta literaria pasará a celebrarse en su actual emplazamiento del Hotel Ritz.  La lista de autores ganadores puebla hoy los manuales de literatura española. Sólo en las primeras décadas, ya habían sido distinguidos, además de la citada Carmen Laforet, José María Gironella, Miguel Delibes, Luis Romero, Carmen Martín Gaite, Álvaro Cunqueiro, Rafael Sánchez Ferlosio o Ana María Matute.

 
Para más información, contactad con:

Alba Fité Navarro
Departamento de Comunicación
afite@edestino.es

198.- LAS EROSIONES


Las erosiones

José Luis Argüelles

La única cita de pórtico a este libro («¿Por qué la vida aspira tan tenaz a la destrucción?») bastaría para indicarnos el sentido de Las erosiones, tercera entrega en la que José Luis Argüelles reúne sus poemas escritos desde 2008, año en el que se publicó su anterior libro, Pasaje. A aquella pregunta de Adam Zagajewski trata de encontrar respuesta, un afán tan inútil como inevitable, pero pleno de la redentora belleza de la poesía. «No sé qué hice con el tiempo/que el tiempo deshizo entre mis dedos», nos dice el poeta, y afirma cuando ajusta cuentas con la vida que «lo peor es cuando el joven que fuimos nos escupe en la cara / cuando llora en silencio y no sabemos qué hacer, / cuando su dedo acusador nos señala lúcido / y querríamos verlo muerto para siempre.»
José Luis Argüelles (Mieres, 1960), con un cuarto de siglo en el ejercicio del periodismo como redactor, columnista y crítico literario y de arte en el diario La Nueva España, inició la publicación de su obra poética con el libro Cuelmo de sombras (Versus, 1988), al que siguió, en esta misma colección, Pasaje (2008) y el extenso poema «Convalecencia» (El Cuaderno, 2013). Fue responsable de la antología de poetas en lengua asturiana Toma de tierra (Ediciones Trea, 2010). Sus aforismos han sido incluidos en la antología Pensar por lo breve. Aforística española de entresiglos (Ediciones Trea, 2013), de José Ramón González.



Álvaro Díaz Huici
Editor
treal@trea.es

Ediciones Trea S.L.
Pol. Ind. Somonte
C/ María González, la Pondala, 98, nave D
33393 Gijón
Tel.- 985 30 38 01 Fax.- 985 30 37 12
www.trea.es


197.- Novedades de RBA: enero, febrero y marzo 2014



 
APUESTAS PRIMER TRIMESTRE DEL 2014
 
Enero | Febrero | Marzo
 
RBA presenta sus apuestas para los meses de enero, febrero y marzo del próximo año:
 
·  Ficción
PARA MÁS INFORMACIÓN:
Manel Haro
Prensa RBA  
Tel. 93 236 30 47
Itziar de Francisco
Jefa de Prensa RBA Madrid
Tel. 91 744 49 45  
Laura Santaflorentina
Directora comunicació RBA
Tel. 93 238 60 65 / 699061244

sábado, 28 de diciembre de 2013

EXTRA, EXTRA XXI Premio Internacional de Relato Hiperbreve 2013 Círculo Cultural Faroni - “Calpurnia” de Rafael Novoa Blanco



XXI Premio Internacional de Relatos Hiperbreves Círculo Cultural Faroni 2013

El ganador de la edición CCF2013 ha sido para el relato “Calpurnia” autor Rafael Novoa Blanco de Gijón - Asturias (España).

Rafaél Novoa Blanco, fue ganador de este mismo premio en la edición CCF2002 con el relato “Mi hermano.Este relato ha sido incluido en el libro de texto Triángulo Aprobado (para comprensión del idioma español), publicado por Wayside Publishing, para la Roger Williams University de Boston, (EEUU).

Calpurnia

«Tienes el cielo en los ojos», le dijo el forastero mientras Calpurnia lo desnudaba con la dulzura de una madre. Era la puta del pueblo, y una puta peculiar. Si te subías a su cama no pagabas ni un centavo. Solo cobraba a los hombres de los que se enamoraba, porque el amor, decía, le despertaba un apetito desordenado que costaba plata satisfacer.

En la taberna, todos presumían de haber pagado alguna vez; sin embargo, ella hacía meses que vivía de la caridad de las esposas agradecidas, hartas de soportar las babas de sus estúpidos maridos.

Aquella noche, Calpurnia entró en el local y pidió un filete con patatas, dos huevos fritos y una botella de vino. Los clientes se miraron buscando al afortunado, hasta que entró aquel guapo forastero que, tras demorar una mirada de amor en Calpurnia, invitó a todos a una ronda antes de partir, cosa que hizo después de besar a la afortunada, con la promesa de regresar a por ella al día siguiente.

Esa madrugada, las mujeres del pueblo enterraron el cadáver del forastero en el maizal, como de costumbre.

Rafaél Novoa Blanco


Madrid 28 diciembre 2013.

Jim & jhon